lunes, septiembre 06, 2010

Endlessly




(Ayer estuve ordenando y quitando un poco de polvo del blog, que estaba ya que parecia un ZaraTara, y me encontre con esta cosita que he querido recuperar, por una parte, porque todavia no he encontrado respuesta -ni creo que lo haga, realmente-, y por otra, porque me hace mucha gracia ver como ha cambiado mi forma de escribir - lo he dejado tal cual estaba con un par de retoques minimos-. Tambien es verdad que hace 3 años no se me habia ido la olla de manera tan bestial como ahora. No es que fuera un ejemplo de cordura, pero al menos no era multipolar, ni discodancer memorativo, no me daba por hacer tontadas absurdas experimentos ni inventarme cuentuchos contar historias... todo eso que ya sabeis. Y si alguien tiene una respuesta al asunto en cuestion, por favor, decidla, y hareis feliz -Taylor- a vuestro humilde narrador)

         Acabar De Acabar (7 de Mayo de 2007)

Y digo yo, ¿cuándo tiene un creador la sensación de que su trabajo está terminado? Es algo que siempre me ha intrigado tremendamente. Es verdad que a veces hay presión por parte "del que paga", censura, escasez de medios, y muchas circunstancias que hacen que el autor no pueda decidir libremente dónde poner punto final a su asunto, pero imaginando que se goce de completa autonomía y libertad de decisión, cuándo llega el final? Hay novelas o películas que tienen un final claro, se está contando una historia concreta y el desenlace es lo que le marca el fin. Aunque en realidad todos los finales son abiertos, porque es materialmente imposible contarlo todo. Los protagonistas se enamoran, se besan, y se acaba felizmente. Pero claro, luego viene la vida en común, las alegrías o decepciones, lo mismo uno de ellos podría morir al dia siguiente, o tener una crisis de fe, o abandonarlo todo por el macramé, quién sabe. Pero como la historia que nos estaban contando, que centraba su intriga en saber si se enamoraban o no (o encontraba el arca,o mataba al vampiro, o se hundía el barco, etc.), ya ha llegado al punto preciso, pues se puede dar por contada, y lo demás interesa menos. Muy bien. Pero, qué pasa con historias no tan concretas, que no tienen un asunto tan concluible. ¿Qué lleva al director, guionista o escritor a decidir cortar en un punto? A no contar más de los principales, a no profundizar en los otros personajes. Yo como espectador o lector me puedo quedar con ganas de saber más, pero acepto que me cuenten hasta donde el contador quiera. Lo que me intriga es el momento en que decide "ea, ya he contado lo que quería".


Y si en el caso del cine, la literatura o incluso la música me parece lógico que el creador vea un final, hay disciplinas en las que me siento intrigado hasta no poder más. La poesía moderna, por ejemplo. Una vez superadas las normas métricas y tal, ¿cuándo siente el autor que un verso es el último, que ya ha expresado lo que quería? Hay poemas de los mismos autores que no llegan a los 10 versos y otros que ocupan varias páginas. ¿Qué pasa por su cabeza a medida que escribe para comprender la cantidad de palabras que necesita su idea? ¿Y en la pintura? Los clásicos lo tenían aparentemente más fácil. Pintar con un modelo (una persona o grupo, un bodegón, un paisaje) significa que una vez retratado eso, ya no había más que poner. Aunque habría que preguntarles a ellos, lo mismo les daba igual quebradero de cabeza decidir si el final estaba en esa luz más o menos intensa o en la mirada del retratado, qué sé yo. Pero los modernos...¿dónde sienten el final de una obra? Pollock, por ejemplo, que entraba en trance derramando chorros y goterones (que conste que lo venero)...cuándo decidía que había expresado lo que quería en un cuadro concreto, qué chorro era el último?


Y digo yo, ¿cómo sabe el bloguero que su entrada está completa?

(Y el amante. ¿Como sabe el amante cuando acaba el amor?)

25 comentarios:

Winnie0 dijo...

Los finales creo que en general son difíciles Theo. Si por un motivo u otro es el final de una historia bonita...te quedas con las ganas de más...si es el final de algo doloroso....te quedas hecho polvo.....
Intento en mis entradas del blog...que sean continuos hasta luego....siempre me ha encantado eso de poder retomar algo con un "como deciamos ayer".
Un beso

Stultifer dijo...

El texto de un periódico acaba cuando en la maqueta que te han preparado ya no hay sitio para una línea más. Si tienes 54 líneas, esas son las que hay. Ese es el espacio que tienes para contar lo más interesante.
La obra de un pintor finaliza cuando la vende y le quitan el cuadro de sus manos. Si no es así, puede ocurrir que el propio pintor vuelva a repintar sobre lo pintado.
La partitura de un músico tiene un final que lo marca la duración de la película. La BSO es la que es: 190 minutos. El que quiera más debe buscar "la BSO del autor musical", y creo que de esas no hay muchas.
La pieza del escultor acaba justo antes de que le de por querer igualar cosas como le ocurrió a aquellos dos monos con el plátano: tu trozo es más grande, pues toma un bocado, ahora el tuyo es mayor que el mío, pues toma toro bocado... hasta que se acabó el platano.
La entrada de un bloguero acaba en el momento que su visitante deja de leer.

Adrianos dijo...

la respuesta es facil querido primo... los finales como tal no existen... son una mutación/transformación en secuencia de lo anterior... un presunto punto final es otro inicio, es más una pausa que un final... en fin que es la misma historia
Los artistas nunca dan un trabajo por terminado, solo que una vez ve la luz del día ya no pueden acceder a cambiarlo (aunque muchas veces realizen "copias" y siguen... o lo siguen desarrollando un su cabeza)
(Un pintor que conozo me ha confirmado eso...y por eso muchas veces son tan reticentes en vender su obra.... para no hablar de K.Kavafis(!) que tardaba como 10 años hasta dar un poema por "publicable" aunque nunca admitiera estar terminado... o Vangelis con Blade Runner que 30 años despues sigue componiendo sobre aquellas primeras notas... Almodovar es un buen ejemplo de eso que va dejando en muchas de sus pelis "avances" de las siguientes o va retomando historias dando la impresión que realmente siguen el guión de una misma historia de varias vidas contadas en peliculas distintas (que mira que me da a mi que la "Riegame" de la Ley del Deseo no es más que el niño de La Mala Educación), pero me estoy desviando y tengo a Reneé cantandome Endlessly y me desconcentra...)
¿que decía?
a si, que no te rompas la cabeza con los finales, que ya te digo yo que no existen... aunque si estas preguntas te dan pie a entradas tan maravillosas pues que lo hagas jeje

...y este comentario hace una pausa trabajadora en este momento...

ps: no he pillado lo de Happy Taylor :(

Limahl_Vs_Renée_Kisses :-)

CaféOlé dijo...

Yo creo que todas las obras están incompletas: incluidas las entradas de un blog.
Pero en algún momento hay que cortar. Si no, imagínate cómo serían: más largas que un día sin pan y aburridísimas.

Muchas veces he oido que algunos artistas (denominación genérica, como tú dices) al releer, visionar o revisar su obra sienten que deberían modificarla continuamente así que muchos deciden no volver sobre ello: una vez terminada, no quieren volver a saber nada.

Yo también soy de naturaleza curiosa y me llaman la atención detalles que se alejan de las historias principales pero creo que para mantener la fuerza narrativa hay que centrarse en lo principal y difuminar lo accesorio.

Si te intriga la respuesta a esa pregunta pregúntatelo a tí mismo: cómo sabes tú que ya has contado lo que querías? Alguna razón habrá para que hayas puesto el punto final ahí y no en otro lugar.

Pollock me gusta pero es muy difícil de explicar (y para mí, de entender); lo del amor es mucho más fácil.

Muakkks de hasta los besos que te mando están incompletos.

Adrianos dijo...

que se me olvidaba...

que el amante nunca se entera de cuando "acaba" el amor(¿pero no habiamos quedado que el fin no existe, que solo se transforma etc?)...

normalemente es algun incosciente, incredulo, hombre de poca fe, que anuncia un disparate semejante de acabose, pero tu no le hagas caso... :-P

además sin esos desencuentros de "se acabó no se acabó" no tendriamos historias DQs que contar :-P

IKnowIt'sOver(?)_Besos

Edgard dijo...

Se cuenta (no sé si es ficción o realidad) que en un museo descubrieron que un viejito se disponía a pasar un pincel con pintura sobre una de las obras expuestas.- Los guardias lo impidieron, y mientras se lo llevaban por la fuerza, el viejito gritaba: "¡Soy el autor! ¡Eso no puede quedar así!"

Y a lo de Pollock, lo abrí aparte, para poder apreciarlo con mayor tamaño.-

Un abrazo fraternal.

...Runagay dijo...

Yo, como bien sabes, soy un artista polifacético...(risa contenida) y en todas mis obras...(más contención) no encuentro el final sino que el final me encuentra a mí tras un proceso de rendición. Es decir, me rindo ante la imposibilidad de mejorar lo que tengo delante y, llegado ese punto, tengo dos opciones: enseñarla o destruirla. Para no deprimir/me no haré estadísticas de ambas opciones.
Hace poco leí que un escritor -no recuerdo cuál- decía que un buen libro es el que no necesita un buen final o que no son buenos los libros que necesitan un buen final. O algo así, ay, como tengo la 'caeza'.En cualquier caso estoy de acuerdo con ese aserto y perdona por enrollarme con este tema tan conveniente rescatado por vuecencia y que me interesa tanto.

FinalCountdown kisses

alex dijo...

Yo cuando acabo un post pongo "Besus" y se que acabó jajajaj... Bueno, en esto tienes razón, no se como se sabe, pero de alguna manera si que se tiene esa percepción, no? Es como una sensación que no puedes definir muy bien, pero que está ahí, lo que pasa que es dificil hacerlo llegar a los demás. Pocas veces salimos de un cine satisfechos, o terminamos un libro con una sonrisa en los labios...

Un beso cielo

eppes dijo...

Que bien que retomes este post porque a mi me gusta mucho. Después de corroborar lo que dije en su momento (y que sigo pensando), aprovecho la recurrencia para agregar algun que otro pensamiento, ya que usted me da la oportunidad.

En el caso de las obras artisticas, no se 'terminan', mas bien se 'concluyen' en su ejecusión. La obra se concluye cuando adquiere vida propia (ala, que sorpresa esto que digo eh?).
Una pelicula, una pintura, una escultura, una poesia, una cancion, etc, concluyen su 'estadío' de boceto, o ejercicio, o proyecto, para dar 'nacer' como obra.
Estas obras tienen su propia vida al relacionarse con la vida de otras personas.

El caso del amor es muy curioso, porque si bien tiene su proceso de construcción, como las obras, tiene una caracteristica de la que las obrasarecen: se muere.

las obras, por tanto, son las que permanecen como registro de nuestra existencia y de la existencia del amor.

besos muuuuuuuuuchos

Squirrel dijo...

Tu entrada, que es fantástica, me recuerda a una conversación que tuvo Tennessee Williams con una mujer (y no recuerdo quién) que, años después del éxito del "Tranvía", le preguntó al escritor: "Dime una cosa, al final, Blanche es la que gana, ¿verdad?". Y Williams contestó "Por supuesto que es la que gana".

Final abierto, posibilidades infinitas. Un par de veces me he despertado en plena noche porque el sueño que tenía se había acabado, y es algo muy triste. Afortunadamente no me ocurre a menudo, pero algunas historias, generalmente no muy buenas, tienen un final muy claro. Las entradas de los blogs no se acaban nunca, tú igual que yo sigues recibiendo comentarios a cosas antiguas (en mi caso siempre relacionadas con Vicky Larraz, Giannina Faccio o Sergio Fachelli, claro, pero sigue siendo un orgullo), como tampoco se acaban las buenas historias, si no la gente no seguiría leyendo a Dickens, Flaubert, Zola o Scott Fitzgerald.

Pollock: la madre de todos los sobrevalorados. Y ya no digo máh ná.

Squirrel dijo...

Ah! El amor. Se acaba si ambos no lo cuidan, miman y nutren. Requiere compromiso, tiempo, esfuerzo y dedicación. ¿Fácil? Para nada.

theodore dijo...

-A TODOS
Hola, oh incisivos y contestantes lectores. Despues de un largo rato (30 segundos, mas o menos) pensando el asunto, creo que voy a retomarlo mañana, en vez de contestaros uno a uno, porque habeis dado unos puntos de vista la mar de interesantes (no podria ser de otro modo viniendo de vosotros) y creo que con todo eso da como para hacer una segunda entrada. Me alegro mucho de haber recuperado este texto, oh si.

Y si alguien entra ahora y ve esto que acabo de poner, que no se corte y comente igualMente, que mi voracidad ante vuestras opiniones no tiene limite, oh nutrientes y neurovitaminicos lectores...

BESOS BESOS BESOS

Arezbra dijo...

Respuesta: Cuando disfruta de la oportunidad de que un asiduo lector lea una entrada y se quede con la boca abierta como la tengo yo ahora mismo.

Ayer, después de salir de ver la nueva de Allen, me quedé reflexionando sobre esto mismo y llegué a la conclusión que ninguna disciplina artística tiene un final, porque el arte no es finito. A más historias, más sub-historias. A más creatividad, mayor necesidad de sentirte satisfecho con lo que creas.

Con respecto al amante, creo que son las personas las que acaban con el amor y no el amor el que se acaba entre las personas.

Infinite Kisses!

Arezbra

un-angel dijo...

Yo creo que el momento en que las cosas se acaban te lo dice el corazón. Igual echo yo de más de mano al corazón para todos los asuntos pero no sé... Del mismo modo que cuando se escribe un texto llega un momento en que "ahí" dentro el escritor sabe que lo que pase a continuación es cosa nada más de los personajes y su parte acaba ahí, y en el amor de pronto sientes esa desoladora calma con la que puedes mirar alrededor y no encontrar ni siquiera las cenizas de lo que una vez hubo. Escribir es un un acto intelectual pero el principio, el modo y la forma, y también el fin lo dicta la sensibilidad y el sentimiento de cada cual, no la razón ni ninguna pauta ni regla establecidas. Y en el amor a buen seguro no hay intelecto que valga en ninguno de los puntos del trayecto que recorren los amantes porque esas cosas funcionan de esa forma, usando poco la cabeza, pero por eso también cuando acaba es algo que se siente sin que nadie te lo diga, igual que sientes que ha llegado el otoño mirando nada más como el aire mueve las cortinas de una ventana entreabierta.
Perdona por el divagar un poco, pero como han dicho es verdad que era una entrada interesante.
Eeh, y no te reconozco tan formalito, ¿qué te pasó en este tiempo?, jaja.
Un abrazo, guapo.

Argax dijo...

Y la pereza, y la desesperación, y la incapacidad?
Hay veces que lo que escribes, yo hablo de escritura que es lo único que conozco, aunque intuyo que otras formas de expresión quizás suceda de forma parecida, hay veces, decía, que lo que escribes se hace tan grande, se te va tan de las manos que como solución provisional le pones un final. Paras para no quedarte turulato intentando abrazar algo que te supera.
Otras veces sabes que no hay final, lo sabes positivamente. Pero si el arte no acepta finales, decía alguien por ahí, el hombre los necesita así que en algún punto hay que poner el "sacabó".

Me ha llamado mucho la atención la parte en la que hablas de poesía desvinculada de la métrica, curiosamente ahí si creo que es más sencillo marcar un final, al escribir poesía es muy clara la sensación de haberse quedado vacío con un poema, ahí, ahí está el final. Aunque también, muchos (uy, un espejo) a veces caen en el vicio del último verso efectista.

Se te ve más serio en esta entrada pero estabas ahí sin duda, lo del macramé me lo ha dejado bien clarito.

Besacos.

senses and nonsenses dijo...

sí, se te ve más pudoroso (como me pasa a mí ahora).

te han dado unas respuestas estupendas. y ahora, tb sólo tengo preguntas: cómo se limpia de polvo y paja el blog?. y cómo y cuando terminar un blog?

muy pocas veces he sentido que la entrada estaba completa cuando he dado a "Publicar".

un director, un escritor, cualquier forma de creación... por mucho que sepa cuál va a ser la última imagen, la última frase, tendrá esa misma sensación -creo yo- de obra inacabada.

un abrazo.

Ut dijo...

Espero ansioso tu siguiente entrada porque yo al igual que tu tampoco sabría dar una respuesta coherente...

Por cierto, hay que ver que bloggeros más inteligentes y expléndidos en sus comentarios tienes...je,je...

A ver que sacas de todo esto.

Un beso

UT

Silver's Moon dijo...

Nunca me había preguntado esto, pero ahora que lo leo, es verdad. Como decide todo el mundo cuando acabar?

En algunas cosas está claro, pero las otras? me imagino que cuando se acaba la inspiración

A ver que nos cuentas en tus conclusiones de mañana, que me he picado con este tema oye.

Un besazo resalao

Uno dijo...

Limpio mi casita,
la, la, la, lalita...
Que listo y qué limpio eres. Y mira qué cosas encuentras tan estupendas.

Yo respuestas no tengo pero pienso que la experiencia te enseña a ver el final. Que la madurez consiste en saber dar por terminada una obra en el momento preciso. Y no manosearla demasiado. Igual que el buen cocinero sabe exactamente cuando es el momento de sacar el plato del horno y que un minuto de mas lo estropea.
Yo creo que ahí está el arte.
Siempre hay muchas alternativas de final. Un artista sabe cual es el bueno.

Pero a mi en el cine, por ejemplo, lo que me gusta es eso de "20 años mas tarde"... O: en 1975 Margaret se hizo monja. En 1980 Peter se suicidó en su garage...y así.

Uno es que es muy vulgar.
Un beso de esos de The End.

- ¿De donde eres?
- De Casablanca.
- Casablanca, qué bonito final.

(Final de "La vida siempre es corta". M. Albadalejo)

¿Ves? Es que uno no sabe terminar.

polo dijo...

.
Je, je. Qué buena la última línea del texto. Precisamente al final.

Es verdad que hay veces que el momento de dar la obra por terminada está más claro. Pero casi nunca.

Vengo de ver la peli de Woody Allen y el tema de conversación era "¿Cómo ha terminado la película ahí?" en plan negativo.

Maravillosísimo Caravaggio. 'La Cabeza del Bautista' es cumbre.

Eeee. Pollock terminaba cuando se le acababa la pintura para su 'dripping' y encima le quedaba bien.

Lo dejo justamente para el final: cuando termino de leer una historia, me dan ganas de escribirle un capítulo más y que así acabe a mi maneeeeeeraaaaa.
.

Maribel dijo...

Hola Theodore,

me encanta el debate que planteas, sobre las obras ( incluidos los post de los blogs ), creo que se acaban, o los das por acabados, cuando piensas, "Oye, no está tan mal", me quedo agusto con lo que he puesto ...
Sobre el amor, yo creo que pasa un tiempo y te vas cuestionando, ya no quiero a esta persona, y al final no hay nada de nada.

Un beso violeta, gracias por hacerme pensar en como acabo mis post.

Maribel

Stultifer dijo...

Joder, cuántos comentarios. Esto no acaba nunca...

Thiago dijo...

Bueno, ya todo lo que diga es tontería...Cuando sabe un comentarista cuando su comentario debe terminar o ha llegado tarde? jajaj

Luego de leído el post de ayer ya sé lo que han respondido los demás y pq se han ido por el tema del amor.

PUes mira no sé, cuando un creador da por finalizada la obra, pero yo volvería a mi teoría.. ¿qué creador? son todos iguales...? no sé, supongo que la terminan cuando le da la gana, o cuando se aburre de lo mismo o cuando le parece simprlemente bello o "contemplable". En Pollock al que tu dices venerar y que tiene su gracia, habría que averiguan no solo cuando da una obra por cerrada, sino que ha querido decir, que ha querido pintar que pasaba por su cabeza mientras la hacía... que conste que a mi me gutan, pero no me digas qu en sus cuadros se "ve" ni el final ni el principio.

Tampoco los clásicos acababan las obras claramente, ya se ha visto ahora con los rayos láser que muchos pintaban encima... ¿que les llevaba a pintar una obra encima de otra? pues yo qué sé, tio, jajajaja.

Es que cari, el cerebro humano es complicado, cada uno tenemos nuestras paranoias, ¿cómo entrar en la mente de un creador, cuando no somos capeces de entener a nuestro enamorado?

Yo creo, como simple que soy, que una obra es una obra, sea cuadro, opera, o post. Que el autor la ha querido asi pq le salió de las pelotas (o palmó antes) y a mi "me gusta" o "no me gusta", me divierte o me fascina, me sugiere o me ilusiona, me hace reir o llorar, me provoca una emoción o no, pero nunca, nunca, pienso que estaría pensando el autor al hacerla o al rematarla... Como el no pensaba en mi al cobrarla, jaaj

Cari, un post en el fondo no termina nunca, todos estamos escribiendo siempre el mismo post, es el post de nuestra vida, es un post por capítulos, como no hay una sola foto que nos represente.

Y bueno, decirte que me ha encantado, por algo que tu y yo sabemos que hayas recuperado este texto, jajaaj


Bezos.

Parmenio dijo...

Pues yo al contrario que Thiago estoy leyendo en el orden correcto, que no me gusta que me chafen el final :P

En mi caso te respondería que nunca lo se. En realidad nunca estan realmente terminados los post. Una vez que los escribo los releo una y otra vez y modifico una frase o cambio una palabra. Y eso provoca otra modificación.. y entonces añado algo... y así podría estar hasta el infinito. Pero se que hay que publicar en algún momento.

Incluso después de publicar, a la luz de los comentarios me gustaría modificar algo, matizarlo, aclararlo... pero ya es tarde.

Un beso (pollockiano de pro)

Totó dijo...

Me ha gustado mucho la pregunta de qué chorro era el último.
Acerca del amor, cuando se acaba creo que te invade una certeza que no deja lugar a dudas.
Sobre el arte, en mi caso, cuando termino una novela, es porque creo que todas las historias han tenido su recorrido y desenlace correspondiente. A veces podría haber escrito más sobre algún personaje, pero cuando decido que está lista, es porque ya necesito darla por finiquitada para ponerme con otra cosa. Y además cuando vas a publicar algo, si no tienes la decisión de darla por terminada, la publicación se puede ver muy retrasada en el tiempo.
A mi Pollock también me encantaba, pero más ese Ed Harris y esa mirada.
Besitos preotoñales.