lunes, noviembre 30, 2009

H de Hospital (a la Manera de Tarantino)

- ...y a mí me gusta con un poco de hierbabuena, que es lo que le da el toque especial. Aquí la comida que ponen está tan sosa...
- Mujer, es normal, recuerda que tenemos una dieta sin sal.
- No, no me refiero a eso. Es sosa, insípida, ponen buena cantidad y tiene aspecto sabroso,  pero cuando la pruebas, apenas sabe a nada. Tengo que estar poniéndole limón a todo para que coja un poco de gusto. Hasta el aceite que usan es del suave. A veces creo que es de girasol.

- No, no debe, tienen que regirse por la dieta mediterránea, pero el aceite de oliva virgen tal vez les parezca demasiado fuerte para los enfermos, que algunos son muy delicados. Cuando pienso que en Francia, con la fama que tienen, usan para casi todo mantequilla, eso sí que es un sacrilegio. 
- Ay, es que a mí la nuvelcuisín esa es que no me atrae nada, donde se pongan nuestros potajes y nues...

¿Qué hora sería? Llevaba un rato dormido en el incomodísimo sillón de acompañante de la habitación, le había costado tanto coger el sueño que ahora que se había despertado no quería abrir los ojos para prolongar lo más posible el descanso. Y no paraban de hablar. Señal de que su madre estaba mejor, eso era bueno. Y a la mejoría acompañaba inevitablemente la locuacidad desatada. También parecía que la compañera de habitación se encontraba mejor. Vaya dos. No, no abriría los ojos, igual lograba transformar sus voces en un murmullo que le sumergiera un rato más en el sueño. Pero no callaban ni bajaban el tono. Le pareció extraño, su madre por muy parlanchina que fuera, también era prudente. Debía ser que estaba tan enfrascada en su conversación...

- ...tras ensaladas con un buen aceite. ¿Hay algo más rico que un tomate con ajo picado, sal gorda, perejil y un generoso chorro de aceite? Desde luego estos franceses no saben lo que se pierden. Tuvimos en casa una estudiante de intercambio que casi se desmaya un día cuando le dije que eso tan bueno que estaba tomando era sangre encebollada. Finolis. Habrase visto..
- Diga usted que sí, seguro que no han probado nunca los sesos, las criadillas, los callos...¿Qué tienen ellos, el suflé? Vaya porquería.



Un momento. A su madre le encantaba el suflé, de hecho lo preparaba de maravilla. Eso sí le pareció muy raro. Abrió los ojos y la vió mirándole fijamente desde su cama con los ojos muy abiertos, mientras seguía hablando con la vecina de asuntos culinarios. En esos ojos había alarma. La puerta de la habitación estaba abierta de par en par, algo que no era habitual, y el constante ajetreo de los pasillos ahora era un silencio inquietante, tan solo roto por las voces de las dos mujeres.



- Ay, y cada vez que pienso que ya no voy a poder tomar callos, judías con chorizo, fabada, que voy a tener que estar midiendo todo lo que como, sin sal, sin grasas, y mira que me gusta la verdura, pero donde se ponga una buena morcilla. Y se acabaron las tardes de domingo con los pasteles y la copita de anís, qué lástima....
- Así estoy yo también, hija mía, a ver qué nos inventamos para hacer los menús más llevaderos....


Le seguía mirando con la misma cara de alarma, bajando la vista de vez en cuando, como tratando de advertirle algo. Llevó la mirada, sin apenas moverse, a donde ella le indicaba, y allí, bajo la cama, agazapada,  temblorosa, estaba la enfermera de mirada triste. Sobresaltado, quiso ponerse de pie, y en ese momento entró un hombre de aspecto poco amigable pero modales educados.


- Saben, señoras, mi madre, que en paz descanse, era la mejor cocinera del mundo. Preparaba cualquier plato con gran cariño y sabiduría, su cocina era un templo...


Paseaba de un lado a otro de la habitación, despacio, asomando la cabeza por la puerta del baño sin dejar de hablar. Por la cazadora entreabierta se intuía amenazante la empuñadura de un arma. 


-...los asados eran su especialidad, con todas sus especias y las hierbas aromáticas y todo eso. Desde que nos dejó, nunca he vuelto a comer nada como lo que hacía. Mi mujer resultó ser una inútil en la cocina. Menos mal que en otros terrenos era una maestra -guiñó con complicidad en dirección al asustado hijo- Recuerdo una Navidad que preparó una pierna de cordero...¿Le gusta a usted el cordero, joven?


El tragó saliva, procurando disimular su pánico.


- Si, claro, el cordero es una carne realmente sabrosa.

- Ella es su madre, supongo. Una hermosa dama - Cogió la mano de su madre y la besó. El sudor frío caía en cascada por su espalda. - Seguro que es una gran cocinera. ¿Me equivoco?

- No, señor, no se equivoca - Los pies del hombre estaban a escasos centímetros de la enfermera, que se tapaba la boca con ambas manos.


De pronto entró otro hombre de aspecto no menos temible.


- Jefe, no está aquí, me acaban de avisar que la han visto salir por la puerta del laboratorio.

- Está bien, no perdamos tiempo, no hay que dejar que esa zorra se nos escape. Ha sido un placer, señoras. Y usted, joven, cuide de su madre o lo lamentará.

30 comentarios:

Uno dijo...

Para que el Tarantino fuera completo, en las comidas deberías haber incluido la casquería. Me ha encantado.

theodore dijo...

Creo que al señor Blogger no le ha gustado el texto de hoy. No le culpo. El caso es que ha hecho lo que le ha dado la gana con el editor y no consigo poner los espacios entre frases y párrafos en condiciones. Mis disculpas por lo caótico que ha quedado.

theodore dijo...

-Uno qué rápido, hijo mío, jeje. Estaba poniendo el comentario sobre la edición, y ya me has dejado el tuyo. Sugerencia aceptada, ya he hecho una pequeña modificación :-)

Y gracias!

Winnie0 dijo...

Theodore...¡me ha encantado! jaja ASí sin más. La cocina hospitalaria dá pa' mucho jaja Besos y feliz inicio de semana

TUT dijo...

Pues no sabía yo que de lacomida de un hospital se pudiera sacar tanto jugo, aunque creo, como Uno, que debería haber " sangre y vísceras " `para ser un Tarantino completo. Muy bueno, como siempre.

Un abrazo.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Un subtexto impresioanante.

Muy Tarantino si señor.

Pd. A ver como te viene el 9 de diciembre por si puedes y queires que te entrevistemos en el programa

Confirma cuanto antes

info@luzdegasradioblog.es

Cosechadel66.es dijo...

Jejeje muy Tarantino, cierto...

Me ha gustado

Carpe Diem

Xim dijo...

¿Tarantino?, pero si no ha llegado a Hitchcock...

GodDamnpbKss

Xim

The Aloofness dijo...

Mañana perfecta, Pale Movie nada más echar los pies de la cama a todo volumen, blog hospitalario con armas de fuego y sangre encebollada. Si ya sabía yo que tenía que centrarme y dejar llegar el momento ideal para asomarme por aqui.
Por cierto, la mamma? tu?

Miss u a lot and kiss u more.

Adrianos dijo...

seguro que Tarantino se muere de envidia por no haberlo escrito el... ha valido la pena esperar esta entrada que te ha quedado estupenda. :-)

Anónimo dijo...

Excelente. Y gracias por aceptar mi sugerencia!!
;)

ABZ

Paperdeboat dijo...

:)

Joaquinitopez dijo...

Esto va cobrando interés, ¿para cuando la próxima entrega de esa enfermera de mirada triste en un hospital?
Un abrazo

theodore dijo...

-Winnie y que lo digas, material hay para un montón de historias, jeje. Un besote!

-TUT ya hice caso a Uno y añadí un poco de casquería, tampoco era plan de convertir la escena en una carnicería....o si? :-)

Gracias. Un abrazo.

-LuzDeGas Aunque me temo que no podré....Gracias!! Te lo cuento por mail

-Cosecha Gracias ;-)

-Xim ...yo no llego ni a la suela del zapato ni siquiera de Joe Esterzhas, así que de Hitch o Tarantino, ni te "quentin, jajaja"...

Thiago dijo...

jaja un post muy alimenticio aunque tengan razón en que la comida ee hospital no sabe a nada, a los que había que asesinar es a los cocineros...

Y tienen razón que esos franceses son unos cursis que al queso le llaman fromage...


Bueno, alguien dice que falta un poco de sangre en el post para ser Tarantino. Tarentinoso no se si es, pero tuberculoso si, jaja

Bezos

Runagay dijo...

Me tiene en ascuas mi colega temblorosa. Pobrecilla, lo mismo no ha caido en que con un poquito de potasio en la vena adecuada acabarían sus penas.
En mi hospital no pasan historias a lo Tarantino, sino más bien a lo Almodóvar. Por ejemplo, conocí a una transexual que se hacía llamar Vicky que estaba muy enferma. No tenía a nadie con ella y me echaba piropos por el pasillo, a voces. Una mañana eché de menos los piropos y no fue porque le dieran el alta. Un montón de pena que me dio, a pesar de la vergüenza que me hacía pasar la 'joía'.
Peeeedrooo! kisses.

alex dijo...

Me entró hambre con tanta comida, jajaja. Pero vaya post, que miedo. Oye, pero esa gente que iba buscando.. aaayy, que ya lo veo, que ya lo veo venir, que era los JAAAAA, que buscaban a alguien para hacerle matarile lire lon, chimpon. jajaja

Bueno, al menos no fueron nada aburridas tus estancias en aquel hospital, que uf, mira que son aburridas. A mi no me gustan, me deprimen y prefiero no estar.

Ozu, que incómodo esos sillones. jejeje

Un beso cielo

Ut dijo...

Bueno, bueno, bueno!!! Me ha encantado tu post. No sé si tiene algún parecido con Tarantino, Hitchcock, Almodovar o Amenabar... solo sé que me ha gustado mucho y he podido sentir el miedo del hijo y sus miradas de complicidad con la madre. Enhorabuena por el texto y espero que no tardes mucho en escribir la siguiente parte Porque... habrá más partes, verdad?

Un beso

UT

thefirstsquirrel dijo...

Que bueno, el sufle. De que lo hace? Yo hago uno de cabrales y pimientos del piquillo, bicolor y bipolar.

Stultifer dijo...

El que tiene hambre, pan y cebolla come y le alimenta.
Escuchado esta mañana en la consulta de la Seguridad Social a un señor llamando la atención a dos señoras que decían que la comida de hospital era mala.

theodore dijo...

-TheAloofness nada mejor que despertarse con Pale Movie, y nada mejor que verte de nuevo por aquí, aunque sea por poco tiempo, pe tepo...

Like a Motorkisses

-Adrianos exagerao, jaja, pero mira, si te ha entretenido, más que contento me quedo :-)

-ABZ fue una sugerencia la mar de bienvenida, pero qué difícil se me hizo, he estado dándole vueltas cienes y cienes de veces, hasta que anoche, como suele pasar...salíó toda del tirón.

Gracias. Bss.

-Paperdeboat :-P (je, je)

-Joaquinito pues no sé, esto no pretendía ser una historia continuada, pero ya que lo dices... se irá preparando, jeje.

-Thiago Unos cursis, di que sí. Cuando todo el mundo sabe que se dice queZos :-)

Z's

theodore dijo...

-Runagay pues es una historia preciosa, no estaría mal que escribieras sobre ella en tu rentrée ;-)

Potassium Kisses

-alex todo es tan aburrido o divertido como lo quieras ver, ya sabes ;-) Esa gente no quería nada bueno, te lo puedo asegurar.

Una tapita?
Besos, tesorillo!!

-Ut se supone que iba a haber una más, pero independiente. Ya me habéis picado con lo de continuar la historia, grrrr....

Gracias majete. Un besote.

-squirrel yo siempre que hago tortilla me salen huevos revueltos, ya ves.

-Stultifer pues tenía toda la razón. La gente se queja por quejar, yo creo que si me ingresan me comería hasta los platos, por muy sosos que estuvieran, jeje.

Chevy dijo...

Entrañable relato, aparte de suspendido, por aquello del suspense (o tendría que haber dicho suspensivo). Ni Tarantino ni Hitchcock, esto tiene estilo propio.
Mira que criticar a los franceses... (que los odio con su reiterada utilización de lo lacteo), pero unos buenos vol-au-vent o o un pollo hecho en una cocotte de barro o un filet mignon con salsa tártara tamposo son despreciables.

Kisses

theodore dijo...

-Chevy las que critican son las señoras, que son muy clasiconas y muy de su cocina tradicional, ya ves. Anda que no me gusta a mí la cocina francesa ni ná. Y cualquier otra, realmente, si a mi lo que me gusta es comer, arf arf

Papillote kisses

Arezbra dijo...

Dime dónde es ese hospital para no ir a visitar a nadie...bueno un hospital y después qué. Me pregunto a dónde fueron a seguir buscando.
Creo que a la fugitiva se le daba mejor la cocina que a las convalecientes en cuestión.
Un abrazo

senses or nonsenses dijo...

pues a mí me ha entrado un hambre...
sigo con miedo a las historias de hospistales, como esperando a no sé qué. en fin... cosas mías...
que aproveche.

un abrazo.

Stanley Kowalski dijo...

El clima es perfecto y el recurso de la comida, muy ingenioso. Tiene suspenso en una dosis justa. Me encantó!!!

Qué es una fabada? (Perdón por mi ignorancia).

Gracias por tu visita.

BESOTES QUERIDO THEODORE!!

polo dijo...

Antes de que se me pase, cómo me gusta "Pale Movie". Lo escuché muchas veces hace unos días y vi que es una canción que ha ganado con los años. Al contrario que sus autores/intérpretes, jeje.

Por un momento, creía que el texto iba a tratar de la France con todos sus delirios de grandeur.

Después, el giro a lo Teodoro en una versión tarantiniana previa al asesinato. Muy bien. Me encanta la frase "un hombre de aspecto poco amigable pero modales educados."

Hay gastronomía, hay tensión, hay enfermedad, hay senectud, hay arma de fuego... Stupendo.

Pedro dijo...

Hola Alex!, qué tal?, soy Pedro. Muy bueno el relato, todos los de la saga Hospital me han gustado mucho. Te escribo para decirte que ayer abrí mi propio blog, jeje, llevaba tiempo pensándolo pero al final me he decidido. Pásate al menos para verlo, vale? http://porlomenosbrillaelsol.blogspot.com/
Un beso!!!!

Totó dijo...

Me ha gustado muchísimo! La historia esta brillantemente construida y va in crescendo dejándote al final casi sin respiración....Eres un crack.
Hoy me toca sellar en el INEM, tengo que ir ahora, luego quiero leer los ¡29 comentarios! que tiene tu post.
Besitos bonito.
Jaime.