lunes, septiembre 14, 2009

V de Vesta

Lo que más le dolió fue que lo llevara a su casa.

Segundo aniversario. Cena. Ya hace tiempo que saben que no tienen futuro, que en el presente tienen el paso cambiado, que del pasado nunca han querido hablar. La cena es un simple trámite, no tienen nada que celebrar pero las convenciones obligan. El entrante les sabe insípido, el primero se les hace difícil, el segundo sabe a aburrimiento. Al menos la música es agradable. Por fín en el postre, en un arrebato de lucidez, tal vez la triste perspectiva de otro(s) año(s) juntos, le sorprende con una pregunta bien elaborada y llena de adornos (se lo imaginó ensayándola en el espejo mientras se arreglaba para el evento) que se podía resumir en un "Hemos cubierto una etapa. ¿Crees que merece la pena que sigamos juntos?". La respuesta es tan obvia que se toma un momento para responderla. Ha llegado a tal límite de desconfianza, que no está seguro de que encierre algún truco para reeditar esas sesiones de humillación consentida, en tregua ahora, pero tan presentes no muchas semanas atrás.

Piensa, y mientras le mira con unos ojos llenos de hielo, multitud de imágenes pasan por su cabeza. Cuando se rescataron aquella noche, cuando le vió limpiar con maniática altivez los impecables cubiertos del restaurante, y todo lo que vino después de eso. A estas alturas era incapaz de pensar en lo bueno, ya lo haría más adelante. Sin estar del todo convencido (no de la respuesta, sino de la estrategia) responde con un "No" algo temeroso. Y entonces se lo cuenta. Le dice que ha conocido a alguien que cree que puede merecer la pena, y quiere terminar esta relación que no conduce a ninguna parte para lanzarse de cabeza. Trata de mantener el equilibrio entre el alivio y el fracaso, pero no puede negar que tiene razón. Civilizadamente brindan y ponen fin oficial a esta mediocre función de teatro. Es entonces cuando en un acto de lavado de conciencia o quizás de última pedrada le oye decir "bueno, ya que estamos sincerándonos hay cosas que debo contarte".

Esa noche, solo, en su cama (por suerte no han llegado a convivir), no puede dormir. Seguramente perdonará casi todo, porque él tampoco se ha portado como un alma cándida. Pero que metiera a un ligue (quién sabe si más de uno) en su casa mientras él estaba trabajando. Eso no se lo perdonará facilmente.

Por otra parte.

(En la mitología romana, Vesta es la diosa del hogar. Se corresponde con Hestia en la mitología griega. Representa el arte de mantener el fuego del hogar y del templo interno. -wikipedia-)

18 comentarios:

Chevy dijo...

Por aqui decimos "Hi ha una confiaça que fa fastic" y si, se pasó con la "confianza". Gran "rima" de título con lo "no perdonado".
Reverencias.


Kisses

senses or nonsenses dijo...

esa de indignarse por violar el inviolable hogar es otra buena obra de teatro.
has estado muy prolífico, y esoy aterrizando, pero encnatado de llegar.

un abrazo.

alex dijo...

Aunque sea un final civilizado tiene que suponer mucho esfuerzo sentimental dar ese paso. Tienes tu vida asentada, te acostumbras a la monotonía y de repentetodo cambia sin saber como.

Difícil decisión y situación.

Besitos cielo

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Ay Otelo, con o sin motivo.

Besos

Manuel dijo...

V de Vesta o H de Huida, ¿no?

Muy bonito, Theodore. Y el hogar es sacrosanto...

Cosechadel66.es dijo...

La última cena... versión un sólo apostol.

Carpe Diem

Stultifer dijo...

¿Duele la acción en sí o que nos la cuenten?

polo dijo...

y ponen fin oficial a esta mediocre función de teatro... Qué, frases, Teodhore... Escribes De Pe Eme una vez más.

Uno se ha sentido muy identificado en esos momentos finales que, igual, después no son tan finales.

Lo de contar confidencias con supuesta confianza (con perdón de la redundancian) suena a estrategia Quedar Bien; o sea, ahora seremos amigos y nos tomaremos un café de vez en cuando. No; no funciona así.

Me gustaría saber qué música sonaba mientras tanto si es que había alguna.

molano dijo...

Lo de la casa es lo de menos. Lo triste es saber que has estado perdiendo el tiempo con un impresentable que como regalo de despedida te suelta esa patada innecesaria. ¡Qué nivel!
Yo los cuernos puedo perdonarlos pero mi tiempo es oro.
Me tienes enganchado. ¿Continuará?

Uno dijo...

Estoy de acuerdo con molano. Las historias duran lo que duran y no se puede culpar a nadie pero descubrir que has estado con una puta sabandija es lo peor.
En el próximo capítulo que finja estar muy afectado y abandone el restaurante precipitadamente y que la sabandija se haga cargo de la cuenta. Porfa.
Un abrazo

theodore dijo...

-Chevy Donde hay confianza, da asco, creo que la frase es igual en ambos idiomas. Reverencias a tí.

Confiding kisses

-senses qué bueno verte de nuevo, se te echaba de menos. Tranquilo que no te has perdido mucho, ya sabes que cantidad no es siempre calidad ;-)

Besos

-alex bueno, hay casos en que no cambia de repente, se sabe que las cosas no marchan pero se aplaza y se aplaza y se vuelve a aplazar el momento de esa frase tan temida "tenemos que hablar".

Muchos besos, tesorillo

-Luz de Gas Drama, drama!! jaja, un besote.

-Manuel Si, el hogar es sacrosanto, efectivamente.
Un besote.

-Cosecha del 66 muy agudo, jaja, muy agudo.

-Stultifer duelen ambas cosas. Más que los cuernos en si, duele saber que han metido a un extraño en tu casa (que no es de ambos, que es tuya) para ponértelos.

theodore dijo...

-polo bueno, sí hay una música en la cena, seguramente se te ha pasado.
Se puede mantener la amistad con una ex-pareja, y tomar cafe y lo que sea, siempre y cuando no haya sensación por alguna de las partes (fnar) de que te han tomado el pelo.

-molano bueno, esto está basado en hechos reales ocurridos hace muuuuuucho tiempo (la música da una pista sobre la fecha). Lo que te puedo decir es que ninguno se comportó para premio. Pero continuará, continuará, jaja. Quedan muchas letras aún.

-Uno se tendrá en cuenta la idea, descuida ;-)
Un abrazo para tí también.

Stanley Kowalski dijo...

Después de leerte quedé absorto mirando el monitor, que bien escribís Theo! Simplemente magnífico.

Yo también te hago todas las reverencias, no es para menos.

BESOTES MI ADORADO THÉODORE Y BUENA SEMANA!

mistercloset dijo...

Con esa última pedrada demostró que el "no" era la repuesta correcta. Y no te echo más piropos literarios que , como decimos por aquí, te vas a poner 'mu' gordo. Ciao precioso.

polo dijo...

Ay, sí. Lo he vuelto a leer antes de ver los comentarios (simplemente porque es un placer releerte) y ya he visto a JJ.

sardinita dijo...

los ojos llenos de hielo.... nene se me ha caio un lagrimón y to
y lo de meter a otro en la cama, en fin, ¿a quien no le ha pasao?, que suerte a quien no le haya pasao, vaya vida esta, con que facilidad desaparece la lealtad y to eso
mil besos y otros mas desde el este
LVLVLV

theodore dijo...

-Stanley me sonrojás, de nuevo, ya lo sabés. Gracias, de verdad. Muchos besos!!

-mistercloset El No era ya una cuestion de dignidad y madurez por parte de ambos, hubiera sido una insensatez no pronunciarlo. Gracias a tí también, precioso tú.

-polo el placer es mío :-)

-SardiMelt si, suerte a quien no le haya pasado, o a quien le haya ayudado a abrir los ojos, que también hace falta a veces. Guapa. LvLvLv :-*******

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por pasarte, querido amigo! Si fueras menos talentoso no te sonrojarías, jejeje!

BESOTES Y UNA BUENA SEMANA!