viernes, marzo 27, 2009

Las Bingueras



- Ay, por Dios por Dios, qué repelús. ¿Y dices que tenía la cabeza de su marido en la fresquera?
- Eso contaban. Nadie supo nunca la verdad, pero aquello fue la comidilla del barrio esa temporada. Yo cada vez que entraba en la cocina me santiguaba y todo, de la aprensión, no te digo más. Echame otro dedo de anís, anda.
- Jesús, mira que me has contado veces esta historia, pero me sigue poniendo la carne de gallina. Si no me hubiera ido a vivir al extranjero me habría acabado enterando de todos los detalles, menuda soy yo.
- Menuda.
- Chica, si es que no sé cómo no indagásteis más.
- Es que los guardias nunca dieron cuenta, se la llevaron un día y nos dejaron a todos con dos palmos de narices sin saber lo que había pasado. Ay, Jesús.
- (suspiro)
- ¿Y dices que aquel pretendiente que tenías al final te salió rana?
- No me hables, no me hables que menudo disgusto. Figúrate que despues de regalarme flores día sí y día no, de llevarme al teatro, a la boite, de tratarme como una reina, un día llego y me lo encuentro haciéndose carantoñas con el mozo del hotel. ya me extrañaba a mí que nunca hubiera intentado propasarse, pero chica, ya ves, yo encantada de que un galán me besara la mano sin intentar nada más. Ahora, que del grito que le pegué se tiene que estar acordando todavía. Menuda soy yo.
- Menuda. Ahora, que yo me veo en una así y soy capaz de estrangularlo.
- Gaises, los llaman ahora. Ya ves.
- Gays, cateta.
- Gais, juláis, a mí que me cuentas. Un pájaro de cuidado, eso es lo que era. Lo único que quería era tener una tapadera para que su padre no le desheredara. Mucho restaurante francés y mucho regalarme perfumes. Oye, y ¿no has vuelto a saber de Tinín?
- Calla, calla, ni mentarlo. Menos mal que el Padre Sebastián consintió en anular el matrimonio por no consumado, que si no, a estas alturas todavía estaría casada con un fantasma. Me contaron que se fue a hacer las Américas con su querindonga. Le tenía que haber tocado un Titanic.
- Anda, chica, que vaya suerte hemos tenido con los hombres.
- Ya ves, y aquí estamos, más solas que la una, recomidas por dentro... y vírgenes! a nuestra edad!
- Bueno, habla por tí, rica.
- ... Pero ¿qué me dices? No me seas cuentista, si me dijiste que despues del pájaro no volviste a tener pretendientes, y desde que volviste yo no te he visto pelando la pava nunca.
- Ay chica, nunca te he contado...espera que me sirva un poco más de anís, qué sofocos me están entrando, es que allí las mujeres eran muy modernas, y un día la señora de la casa me enseñó un aparato que ella usaba cuando el marido se iba en viaje de negocios. Y como me veía tan sola y alelada, me regaló uno para que me entretuviera. Un bingo de esos, como te cuento. Bueno, se decía dildo, pero a mí no se me quedaba el nombre. Ay, Piluca, no sabes los buenos ratos que me ha hecho pasar, tenía todo lo bueno de un hombre sin tener que aguantarlo. ¿Pero qué haces santiguándote? Relájate que vas a volcar. Ya sabía yo que te ibas a escandalizar.
- Ay Jacinta, es que ...yo también tengo un bingo.
- ¡¡¡Por Cristobal Colón!!!
- Qué fatiga, chica, a mis años. Es que ya sabes que una de mis alumnas de ganchillo tiene montada una tienda de esas de sexichow, y un día se puso a preguntarme la muy descarada si yo seguía teniendo relaciones a mis años. Y cuando le conté que yo estaba nueva, me vino un dia con el aparato. Yo le dije, digo "pero usted quien se cree que soy, pervertida!!", pero hija, me cameló de tal modo que al final...
- ¿Al final qué?
- Pues nada, que al final no hay noche que no lo use.
- Jesús, María y José, Piluca, y yo pensando que era una viciosa, y resulta que somos dos las que vamos a ir derechitas al infierno.
- Quita, quita, seguro que no estamos haciendo nada malo. ¿Otra copita?
- Uff, qué mareo. Venga, la última. ¡¡¡Por el bingo!! Ay, que me parto de risa, que me da la tos, ja ja ja ja, que yo ya no estoy para estas juergas....ay....
- (suspiro)
- ¿Sabes?
- ¿Qué?
- Siempre he pensado que esos hoyuelos que te salen al reirte son encantadores.
- Si, venga, ahora ponme colorada, como si no tuviera bastante con el licor.
- En serio. Siempre has sido muy atractiva. Cuando estaba lejos y recibía tus cartas, las leía escuchando tu voz. Recordaba tus manos tan hábiles para las labores, y tu cuello tan largo, y cómo olías el día que me abrazaste en la estación para despedirme. Y los hoyuelos de tus mejillas al sonreir.
- Pues ahora que estoy arrugada como una pasa lo que tengo son más surcos que Nieves Conde, vaya.
- No digas tonterías, has envejecido muy bien. Las dos lo hemos hecho. Seguro que ha sido gracias a nuestros bingos, sin aguantar maridos ni niños que nos tuvieran sometidas.
- O que nos pegaran, como a la Puri, pobrecilla, qué mala suerte tuvo en la vida.
- ¿Sabes?
- ¿Qué?
- Mi bingo se llama Piluca.
- Ay Jesús, Jesús, ay que me da, ay por todos los santos, qué sofoco.
- Cuidado, chica, tú verás cómo acabas volcando la mecedora. Si lo sé no te cuento nada. Olvídalo, por favor, mejor será que me vaya. Suéltame la mano, qué vergüenza, Dios mío. ¡Y deja de mirarme así, que bastante fatiga estoy pasando!
- El mío se llama Jacinta.


20 comentarios:

Polo dijo...

¡Oh!¡Ah! ¿Esto no es Almodóvar? Pues lo parece.

Siempre he querido leer a tu tocayo Dreiser. Espero que esté bien.

Pues hace poco me decía una amiga que estaba muy muy mal de dineros, que no podía ahorrar... Le pregunto ¿Y en qué te gastas tanto dinero?" Y me responde: "¡En hombres!"

Buena inversión, pues, la del dildo.

Stanley Kowalski dijo...

Fabuloso!! Me has hecho reir tanto!!
Está tan bien relatado, sin fisuras y con ese lenguaje tan particular, es una delicia leerlo, felicitaciones Theodore, es una joyita este post!!


Quiero agradecerte el elogioso comentario que me dejaste, siempre encantador, y lo del vals de Chopin, si yo te contara.. .

BESOTES

Breckinridge dijo...

Me imagino a Lina Morgan y Amparo Soler Leal interpretándolo. Total.

The Aloofness dijo...

Por aqui hay unas cuantas que ya les gustaría estudiar para bingueras pero creo que se han equivocado al inscribirse en la escuela y están en la de Corán. Ya sabes que después de guardar cola para la matrícula al final no sabes ni las optativas que cojes.

Igual aceptan cambiar pañuelo por bingo.

Muak

Luz de Gas dijo...

Y yo sin probarlo, nunca, lo prometo.

Intento con mecheros y puños de paragüas, hasta ahí llego.

Muy bueno, me encanto y me hizo reir que buen falta me hacía.

Besos

Stanley Kowalski dijo...

Gracias hermoso, adorable como siempre!!

Pasame tu mail y te cuento cuando quieras.

BESOTES

moderato_Dos_josef dijo...

Buen humor y divertida aventura. Un saludo!

niebla dijo...

¡Por Dios! ¡Y yo pensando que era un caso perdido de perversión por haber llamado Orzowei a mi muñeco inchable!
...
¡Ay que ver cómo está el patio, señá Teodora!
¿Cree usted que nos dejarán llevarnos los bingos a la Residencia?
...

theodore dijo...

- Polo: Sin duda es una buena inversión, tu amiga estaría mucho menos apurada.

- Stanley, gracias, remajo.

- Breck, fíjate que yo pensaba en Amelia de la Torre y Aurora Redondo, pero Lina y Amparo son una buena opción ;-)

- Aloof, seguro que lo cambiaban encantadas, anda que no tendrían arrebatos místicos ni ná.

- Luz de Gas y Moderato, me alegro de que os haya divertido (Luz, ...umbrellafisting???)

- Señá Niebla, si yo le contara los juguetes que hay en la Residencia....que los han visto estos ojos, vaya que sí.

Muchos besos a todos!

Anónimo dijo...

Está muy bien. Enhorabuena.

ABZ

theodore dijo...

Gracias :-)

eppes dijo...

yo quiero ir a la residencia esa! que si ya lo he dicho que lo mejor es cuando le dan a uno el carne de jubilado.
lo que me he reido!
besos

Anónimo dijo...

De nada. Es verdad. Está muy bien.

:-)

ABZ

sardinita dijo...

y luego suena la de mecano en la radio con lo de "nada tienen que temerrrrrrrrrrrrrr..." (que a mí me empacha tela marinera)
muak!

ADRIANO dijo...

Me ha encantado... de pronto me ha venido a la cabeza que Lorca hubiese revivido y se hubiera vuelto algo más picante...
Muy buena idea, muy bien construido, muy verosímil.
Enhorabuena.
Yo he pensado que por suerte, cuando seamos mayores habrá residencias específicamente gays, y nos lo podremos seguir pasando piporra, y si no, me niego a llegar a anciano, ea.
Besos.

theodore dijo...

- eppes, si es que tienes razón, los jubilados al final son los que mejor lo pasan :-)

- SardiSong, es que esa canción era bonica las 5 primeras veces, pero qué empacho y qué jartera.

-Adriano, gracias!! Me alegro de verte por aquí, ya sabes que se te echa de menos (aunque se respeta tu silencio/descanso/pausa/whatever, eso sí). Es buena la idea esa de las residencias rainbow, lo malo es que me temo que vamos a estar todos los de la misma quinta, que nos tenemos ya más que vistos de la noche (para amistad, genial, pero a la hora de cancaneo va a ser pelin desesperante, ja ja). Muchos besos!!

CHOPINGO dijo...

Yo estoy contento de las personas que me entran de tod@s,nunca discriminare a nadie...
Un abrazo para leer tu post.

En la Red Hispana,murió un bloguero en un fatal accidente...voy a pasar a dejar mi pésame.
Luego,paso a leerte,que reconozco tenerte olvidado (disculpame)

Chevy dijo...

Bonito y entretenido relato. La duda que me asalta es saber cual de las dos eres tu? O en realidad eres ambos, los "bingos", quiero decir.

Kisses

Breckinridge dijo...

Lo de las ersidencias para gays es una de mis obsesiones. Me inventé un guión para una sitcom televisiva llamada "Rainbow" sobre una residencia gay en Florida. Estoy seguro de que sería un éxito, pero no tengo el talento necesario para escribirla. Ni las ganas. Pero la idea era divertidísima.

Totó dijo...

qué dialogo mas ingenioso y mas original. me ha encantado. lo tengo que releer para disfrutarlo de nuevo. el final es ¡sorprendente! besitos