lunes, febrero 02, 2009

Train Of Thought



Ahí estás, como cada lunes desde hace meses. Siempre en el mismo lugar, al fondo del vagón, de pie aunque queden sitios libres. Probablemente ya llevabas tiempo cogiendo este tren, como los 8 o 9 otros pasajeros con los que siempre coincido (me hace mucha gracia el bolso de esta señora, seguro que lleva a toda su familia dentro) y siempre se colocan en los mismos sitios, pero gracias a un ataque de tos me llamaste la atención un día (seguro que sabes que no eres un bellezón pero tienes un encanto muy especial, de esos que van creciendo según se te observa. Vale, y un culo muy notable, todo hay que decirlo), y ya no he dejado de estar pendiente, el escaso cuarto de hora de recorrido que compartimos. Mi timidez impide que te mantenga fija la mirada, a veces nuestros ojos han coincidido y enseguida he mirado hacia otro lado, maldiciéndome por no ser descarado y aprovechar la oportunidad. Pero también es divertido. Unos días pienso que es un juego de dos, que tú también eres vergonzoso y sólo me miras cuando estoy distraido o leyendo el periódico, como hago yo contigo. Otros, trato de ser realista y asumir que ese intercambio de miradas es pura casualidad, o una manera inconcreta de saludar a alguien que ves a menudo pero no conoces formalmente. No ayuda que te bajes un par de paradas antes, si nuestra parada fuera la misma podría ingeniármelas para subir junto a tí las escaleras, tropezar o preguntarte algo que diera pie a una conversación. Pero el rato que pasamos compartiendo espacio es tan breve que no da para mucho. Y sinceramente, creo que no te intereso. Pero cada vez estoy más decidido a hablarte, hacer un comentario del tiempo o preguntarte cuál es ese libro que siempre llevas, forrado con papel de embalaje y que tanta curiosidad me provoca. Te prometo que me aguantaré las ganas de abalanzarme y practicar el salto del tigre, el golpe del mono borracho y la mordedura de la cobra. Vaya, esta vez has echado una buena mirada antes de bajarte, y con sonrisa y todo... Me has pillado tan de sorpresa que te la he mantenido por primera vez. Decidido. De la semana próxima no pasa. Voy a conocerte pase lo que pase.


No es que me haya ido demasiado bien por aquí, pero lo cierto es que me da pena tener que irme ahora que empezaba a acostumbrarme y conocer gente. Pero tal como están los trabajos ahora, no me puedo permitir rechazar esta oportunidad. Qué pereza, una mudanza. Con lo sentimental que soy, voy a echar de menos hasta esta gente que veo cada día en el tren. La señora del bolso verde que no viene todos los días, la pareja de góticos, el señor sudoroso. Incluso al tipo aquel que se pone al fondo los lunes, con su periódico. Tiene cara de buena gente, más de una vez he pensado saludarlo y entablar conversación, pero este trayecto tan corto no da para mucho. Además, se le ve tan enfrascado en sus noticias, seguro que no quiere que le molesten. Ups, que no se me olvide comprar limones. Aunque aún no me he decidido entre las dos recetas. ¿Llegaré algún día a completar las 1.080? Bueno, llegó mi parada. Echaré un vistazo por última vez. Vaya, don periódico es el único que me ha devuelto la mirada. ¿Y si se ha molestado? Da igual, ya no nos volveremos a ver...


Ay, qué susto, pensé que me había dejado la cartera en el hotel. Siempre me pasa igual con este bolso, es tan grande que no encuentro las cosas. Es un poco incómodo, pero ella me lo regaló con tanta ilusión. Ahora que por fín hemos conseguido tener una relación civilizada, a veces me dan ganas de contarle mi aventura, y que me deje de ver como a la madre pesada y antigua. Odio cuando me trata con esa condescendencia tan suya. También es verdad que estoy de lo más susceptible, a pesar del tiempo que llevo con esto, incluso pienso que estos compañeros de vagón deben darse cuenta de mi letra escarlata....pero qué tonterías digo, si aquí cada uno va a sus asuntos. Ahí está la parejita esa tan rara. Góticos, me dijo mi hija que les llamaban. Qué sacrilegio. Y ese hombre que suda tanto, es un manojo de nervios andante. Y el del periódico, que sólo viene los lunes. Ese es el que más me divierte. Pobre, tratando de hacer como que lee cuando en realidad se ve a la legua que no puede dejar de mirar al chico del libro. Como siga sin atreverse a hablarle un día se lo voy a decir, que se lance, y si el otro no quiere, al menos le servirá para salir de dudas. La verdad es que no tiene mucho aspecto de interesarle los hombres, pero una ha visto ya tanto...vamos, que hace un año alguien me dice que iba a estar teniendo una aventura con un treintañero y me rio en su cara, o se la abofeteo. Y aquí estoy. Sintiéndome viva por primera vez en mucho tiempo. Creo que mejor no se lo cuento a mi hija. Ay, las llaves, ¿dónde las he metido? Maldito bolso...

10 comentarios:

ADRIANO dijo...

Bravo!!!!!! No solo me has sorprendido, y mucho, si no que además me ha encantado. En el primer párrafo pensaba animarte a dar el paso, en el segundo me descoloqué un poco, en el tercero lo vi todo claro. Una ideal genial, y muy bien desarrollada. Me alegro de que al final lo hayas publicado.
Besos.

sardinita dijo...

uy, al fin!!, lo pariste!!, ea ahora a por la parejita, y luego a por el otro y otro, y de paso un día os asociáis adriano y tú y hacéis el guión, yo me pido productora :)

¿que ha pasao con el del tren? ¿que lee?, ¿la señora lo seguira pasando bien con el treintañero?, ai la pobre, que estres, ¿encuentra sus llaves? ¿el bolso mola?
mil y mil besos

Polo dijo...

Me encanta la ¿historia? empezando por el título de una canción de A-ha.

Yo creo que DEBERÍA pasar algo. Más que nada, porque todo está muy bien (d)escrito.

(Bueno, sí: iremos a ver ¡Camino').

Breckinridge dijo...

¡Fabuloso!

Dos comentarios: desde hace seis meses vengo andando al trabajo, una auténtica bendición, y durante los tres años anteriores me chupaba una hora de metro a la ida y otra a la vuelta. ¿Te puedes creer que lo echo de menos? De manera algo perversa, eso sí. Me daba tiempo a leer mucho y a mirar mucho. Comparar la actitud y la pinta de la misma gente de un día para otro es un ejercicio de lo más saludable. Galdosiano, en el mejor sentido de la palabra.

El primer párrafo me recuerda a mis mitos eróticos anónimos, esos que admiras pero no tocas. Si los tocas dejan de ser mitos, y pasan a ser un error, un buen rato o el amor de tu vida. Y al amor de la vida no se le puede mitificar.

Qué bien que postees tanto y tan bueno, da gusto. Continúa, por favor.

Anónimo dijo...

Muy buen texto, muy bien escrito, algo deudor de la literatura de años pasados. Precisamente ahora estoy leyendo "La región más transparente" de Carlos Fuentes y usas una técnica parecida y lo haces con pericia. No dejes de escribir.
Yo echo de menos tu faceta de fabulista. Por motivos obvios creo que lo mejor que has escrito es el cuento de la nube. Había en él algo que le falta a este: emoción, latido... Lástima que la lluvia durara poco y que solo fueran nubes pasajeras.
Espero que en futuras ocasiones (la del tren u otras) la lluvia sea intensa.


ABZ

ulises1b dijo...

me ha gustado mucho, me ha parecido muy emocionante...:-)

un beso

Anónimo dijo...

Releído el texto y, aunque me guste más tu otra línea, es cierto que está muy bien escrito. Enhorabuena, de corazón

ABZ

theodore dijo...

Gracias de verdad a todos por vuestros comentarios, me siento abrumado!!

-Adriano y Ulises :-)
-Sardibaby, el libro era las 1.080 recetas de Simone Ortega, pensé que se adivinaría, pero lo mismo no era tan evidente, je je.
-Polo, ya sabes, A-ha forever ;-)
-Breckinridge, te entiendo perfectamente. Viva la salud y el ahorro de tiempo y dinero, pero es lógico que eches de menos los viajes suburbanos y sus cosas.
-ABZ, gracias por partida doble. Y sobre todo gracias por descubrirme una "faceta de fabulista", eso me ha llegado al alma. Habrá más historias. Quizá esta tenía menos latido porque es totalmente inventada. Lo único real es el periódico ;-)

Jaime dijo...

me ha encantado alex!!! que bien escribes y lo de las diferentes perspectivas es muy interesante!!
besos.
Jaime.

Totó dijo...

¡¡Pero qué gracia!!! Te dije que no lo había leído pero no me acordaba. Claro que lo leí en su día y ahora que lo releía había cosas que me decían "esto ya lo he leído yo".
Me encantó en su momento y me sigue pareciendo muy muy brillante. Los 3 puntos de vista están francamente bien. Creo que lo voy a imprimir y lo voy a compartir con una amiga....
Ahora estoy en un ciber en Benálmadena. Los alemanes llegan sobre las once, así que vine un rato a comprobar mis blogs.
He disfrutado mucho contigo en mi casa, como siempre. Eres un tio genial, nunca lo olvides.
Ah, y ¡qué coincidencia! el Jaime ese de la última entrada del 19 de febrero, tambien le gustó eso de las tres perspectivas.