jueves, abril 23, 2009

Winelight



¿Qué vino preferiría? ¿Sería demasiado hortera llenar el salón de velas como en uno de esos telefilms que tanto detestaba? ¿Preparaba canapés o para una cena de primera cita sería excesivo? ¿Le gustaría el jazz, preferiría música clásica o algo de chill out? ¿Debía ponerse algo elegante o más bien algo informal?


- Ey, qué pasa. Nada, que no me esperéis hoy, que voy a cenar a casa de este, ayer cuando se fué me dijo que por qué no me pasaba esta noche, que así conocía su casa y aprovechábamos para cenar. Yaaaa, ya sé que es el único día que nos vemos todos, pero me sabía mal decirle que no, no te enfades, la semana próxima no faltaré...


Estaba nervioso, se acercaba el momento y esa iba a ser una noche importante. No había conocido a nadie como El, su mirada estaba llena de ternura, su voz era grave y cálida, sus manos hábiles, sus maneras decididas y protectoras. Y lo había escogido. Juntos vivirían intensamente cada instante, nada podría separarlos. ¿Y si se estaba precipitando? No, no podía ser, lo notaba en sus gestos, en el fuego que había en sus ojos al hacer el amor, El también estaba enamorado y aquello era definitivo.


-...bueno, como decían en aquella película, es "el polvo del siglo", te lo juro, y sabes que sé de lo que me hablo...


Apenas quedaban unos minutos. Había dejado una botella de blanco enfriando, y una de tinto en la mesa, por si acaso. Pocas velas estratégicamente colocadas, nada de canapés, Ben Webster poniendo la música y unos vaqueros con una camisa sobria que tras la cena, El se encargaría de desabotonar con sus expertas manos mientras le cubría de besos hasta caer juntos sobre la alfombra y entregarse a la pasión allí mismo...sólo de pensarlo ya le ardían las mejillas. Por fín sonó el timbre del portero y unos minutos después el de la puerta. Le abrazó al entrar pero no se atrevió más que a besarle suavemente en los labios, al fin y al cabo era su primera cita formal. Qué curioso, conocía hasta el último lunar de su piel, tenía memorizado el sabor de cada parte de su cuerpo, le había hecho y dicho cosas que habrían ruborizado a Calígula, y, con la ropa puesta, no se atrevían a besarse. Pero eso cambiaría esta noche.


-...si, en la sauna, ¿tan colocado estabas que no te acuerdas que te lo conté?, si hombre, que me hizo aquello con la lengua que...je je, ¿ves como eso sí lo recuerdas? nos lo hemos estado montando estos días, ya te digo que es una fiera. ¿Que cómo se llama? Leche, tú, ni idea...


Y si a El le quedaba alguna duda, cosa de todo punto improbable dada la mirada alegre y sorprendida que puso al pasar al salón, con esa iluminación elegantemente tenue, esa mesa tan amorosamente puesta, y esa música tan exquisita, sabía que completaría el hechizo conquistando su estómago. Era buen cocinero y El no tendría más remedio que caer rendido. Ya estaba dando muestras de ello, ciertamente, alabando el buen vino escogido y lo deliciosa que estaba la ensalada con esa vinagreta tan interesante.


-...pero no sé, tío, con todo lo guarro que es, al acabar se le pone una mirada y se me abraza de una manera que me baja todo el morbo, yo creo que se está enganchando. Bueno, como lo de la cena vaya en plan romántico lo mando a tomar por saco pronto, por mucho polvo del siglo que sea. Eh, que te dejo que ya estoy en el portal, mañana hablamos...


Era maravilloso verle comer con tanto placer, charlando alegremente de su vida y aspiraciones, tenía quizá un tono individualista que nublaba un poco el conjunto, apenas se interesó por saber de su anfitrión, pero se veía tan cómodo, tan confidente, tan cálido, que deseó que ese momento no acabara nunca, y por un momento vaciló antes de coger la botella de moscatel para acompañar el postre. Brindó "Por nosotros", y El pareció sentirse incómodo de pronto, "Por un gran cocinero", contestó con una risita nerviosa, apurando su copa en un par de tragos. Su anfitrión no bebió, se quedó fascinado contemplando cómo poco a poco el sueño le vencía hasta quedar inerte en el sofá, mientras una lágrima de felicidad rodaba por su mejilla, sabiendo que ya nada podría separarlos.

16 comentarios:

Breckinridge dijo...

Lo podías titular "Welcome to the Bsoken Hearts Club". Me imaginaba un final a lo Instinto Básico, con picahielos incluido, pero quizá ésa es la parte que te guardas para la secuela.

Me encanta. Me gusta mcuho la dualidad de voces que usas.

theodore dijo...

Gracias, majo. En principio no habrá secuela, pero nunca se sabe... :-)

Chevy dijo...

Yo te recomendaria un Raimat Cavernet Sauvignon de la D.O. Costers del Segre. Es de lo asequible lo mejor de lo mejor.
Para acompañar una espalda de cerdo hecha al horno con mermelada de fresas y acompañado de un poco de puré de castañas (esto es para poner algo en esa "mesa tan amorosamente puesta").
Muy bueno el relato. Los cambios de marcha (con doble embrague) estan logrados.
Ya tengo mi libro. Jajajaja.
¿Todo es lo que parece o nada parece lo que es?

Kisses

PD: ¿Nos montamos un colectiv@?

eppes dijo...

ay que triste :(

Anónimo dijo...

Buen cuento. Bien escrito. Lo de la dualidad de voces está bien resuelto, la verdad, aunque yo hubiese utilizado otro recurso, pero queda muy bien.
Por lo demás es un cuento triste, que me recuerda mucho a lo que me está pasando ahora.
Y echo de menos esos vinos.
El 29 de abril por la noche sabes que ceno y duermo en Málaga, ¿no? ¿Sabes donde?

;)

ABZ

Thiago dijo...

jaj muy bueno el doble punto de vista, cari. Y es que es duro pensar que todo nuestro afan de amor, todo nuestro deseo de sexo, toda nuestra aspiración de vivir un amor eterno y sentir la felicidad completa, está sujeto a nuestras intuiciones y a tener que fiarnos de lo que nos dice el otro. Pero ¿cómo penetrar en la mente del ser amado? No hay manera. Y como donde uno ve un gran polvo el otro ve un gran amor.

Me queda la duda de si finalmente, el final se trata de un envenenamiento y de quién envenena a quien pero eso es pq yo soy corto, aunque el mensaje del post lo entendí perfectamente, creo, jaajja.

Eso si, la verdad es que hay mucha gente que se ilusiona enseguida. Me encanta las dudas de la preparación, de si los canapes estarán bien para el primer dia en casa o no, esos pedqueños detalles que pensamos antes de quedar con nadie, jaja

Bezos, cari. Genial.

sardinita dijo...

uauh ¿no?
(París)
:*
lv

Stanley Kowalski dijo...

Más real imposible, y cuántas veces pasa!! Muy bien narrado, me encantó.
Theodore, sos un exquisito.

BESOTES HERMOSO

Chevy dijo...

Vengo de leer, perdón de participar de tu fiesta orgasmática que fue la redacción de "Momentos Dabadaba: Le Miroir". Es lo que tiene leer cosas que se escriben por ahi, que por un momento pensaba que hablabas mal de mi "tuvo un breve momento de gloria y no pasó de ahí" aunque después lo matizabas "estaba muy bien...y él estaba macizorro", pero resulta que hablabas de Chevy Chase!!!! Jajajaja

Kisses And Roses

PD: e el bigis chonté

theodore dijo...

Chevy, me he relamido con tu comentario. Me gusta mucho el Raimat, y sé que parece una broma, pero pensé en asado con puré de castañas cuando hablaba de la mesa. Todo parece que es nada y a mí tanta casualidad ya me inquieta, ja ja ja.

eppes, no es tan triste, o sí, no sé.

ABZ, gracias. No se me ocurre dónde vas a dormir el 29... :-P

Thiago, acertaste en el final. O no. Quería que fuera ambiguo y parece que ha salido bien. Lo que no sabía es que tenía mensaje :-)

SardiLouvre, uaaaaau :-***

Kowalski, exquisito vos. Espero que no pasen a menudo estas cosas, al menos, no con veneno de por medio, je je.

Besos a todo el mundo y gracias por vuestros comentarios!!

theodore dijo...

Ups Chevy, comentario extra!! Es lo que tiene la prisa, que uno va pacá y pallá de fiesta en fiesta orgasmática, y se lía con las cosas que lee.

More roses and kisses 4U.

PD: antruqui caru caru careucooo

Chevy dijo...

Theo, no andes provocando por ahi. El petardeo es saludable. "Juventud, divino tesoro" que dijo el poeta.

La primera vez que oi hablar de la palabra TOLERANCIA era en manuales y prospectos de hardware. Mencionaban servidores "FAULT TOLERANCE", y la traducción que se le daba aqui era "SOPORTABA FALLOS". En los círculos en los que me muevo y que son algunos y muy variopintos en lo concerniente al nivel socio-eonomico-cultural he descubierto que las personas que utilizan la palabra "tolerancia" son los más FOGOS, siendo inercambiable el inicio de la palabra.
Eso si, pero si hablamos de homofonía, me pongo a la cabeza. Jajajaja

Kisses and Roses

Breckinridge dijo...

Bueno, es que la tolerancia es lo peor de lo peor de lo peor. Es un concepto que detesto como pocos. El refugio de los discriminadores.

Stanley Kowalski dijo...

Gracias mi querido Theodore!!
sos un sol! Y como si todo esto fuera poco, guapísimo!!!!!!

BESOTES Y BUEN FINDE!!!!!!!!!!!

Thiago dijo...

Bueno, cari, gracias... A veces yo mismo me sorprendo de mi, cuando creo que no entiendo las cosas y digo alguna tontería que luego parece que es atinada y todo, jajaja No sé como lo hago. El caso es que tu historia está muy bien, y además un perfecto reflejo de nuestro mundo y de las castillos que muchos gays costruyen a la mínima que luego les lleva al sufrimiento, y que dificil es conciliar la postura digamos romántica ocn la postura digamos follatriz, jaajja

Bueno, feliz finde. Bezos

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Para siempre solo que un poco blando se va a quedar y como no lo meta en un congelador se va a empezar a estropear enseguida.

Muy bueno, exquisito, me encantó.

Por cierto la película que tienes en el lateral: "Control" La ví el otro día y me encantó, que buena música los Joy Division, además que siempre he tenido un poco de curiosidad en saber algo más sobre Ian.

Besos