martes, diciembre 12, 2006

The Word Is Out


Palabras que se pierden. Palabras que se cuelgan, que desaparecen, fragmentos de conversación que no llegan a su destino. Muchas veces me pregunto dónde van a parar esas palabras que se volatilizan en medio de una charla (especialmente por móvil). Estás hablando tranquilamente, y de pronto, varias palabras o frases enteras se convierten en vacío. Seguro que tiene una explicación tan simple como una momentánea falta de cobertura, pero a mí (que soy tan fantasioso) me gusta pensar que esas palabras son robadas por unos entes invisibles que detectan lo supérfluo, lo reiterativo, lo temerario, lo que no es momento de decir, lo equivocado, y las hacen desaparecer para, tal vez, enviarlas a otras conversaciones en las que hacen falta. para que sirvan de inspiración o complemento a otros "charladores" que no saben qué o cómo decirse, que rellenen sus momentos vacíos por la duda, el miedo a decir cosas que les comprometan, declaraciones de amor, proposiciones deshonestas o fantasías inconfesables, rupturas.

Algunas veces por el contexto se puede intuir lo que te está diciendo la otra persona cuando hay un fallo de cobertura de estos, otras veces le pides que te repita porque no has oido nada con claridad. Pero aunque te lo vuelva a decir, las palabras anteriores ya se las ha llevado un duende para alguien que tal vez las necesitaba más que tú.

Suena "Viva", de X-Mal Deutschland (Phonogram, 1987)

8 comentarios:

eppes dijo...

wordless me he quedado. tengo que pensarlo

sardin dijo...

mu bonito y mu bien contao

Polo dijo...

Ea verdad que, muchas veces, la clave de un discurso está en las palabras que se quedan sin decir o las que se sugieren o las que se pronuncian sin ser escuchadas o entendidas... También hay que escuchar entre líneas para retener esas palabras voladoras.

Y hay veces en que la conversación o el mismo interlocutor no te deja decirle una frase. Creo que es una premonición (con su plight y todo): mejor callársela.

Y hay duendes cazadores de palabras. Teodoro, tú, que sabes escuchar, eres uno de ellos.

Anónimo dijo...

Beautiful words, beautiful tale, beautiful writer, you beautiful boy.

ABZ

captain astro dijo...

no palabras

Marianma dijo...

Hola?, Hola? oye: ese .. .. ..to ..es.. tu? (jajaja es broma). Me he permitido la libertad de meterme en tu blog, espero que no te importe... yo creo que no. Oye, y no es posible que se escuche la música que mencionas?, no sería posible?, por qué no lo intentas? estaría muy bien. Mucho más cálido. Lo de la hora no he conseguido arreglarlo, pero seguiré intentándolo. B....s

Anónimo dijo...

Hoy me ha gustado especialmente tu escrito... pensando que dónde yo trabajo hay tantas palabras que se pierden..... Cómo será ese lugar a donde se marchan??? Cómo sonarán ahí??? Gracias por depertar tan vivamente hoy mi imaginación.

BHB

Anónimo dijo...

Ah! se me ha olvidado decir el porqué hoy, especialmente, me ha gustado, y es que a la vez que estaba leyendo tu pensamiento estoy escuchando llamadas ajenas donde hay unos interlocutores que no saben que yo estoy ahí, infiltrado entre ellos, escuchando, valorando y observando qué es lo que dicen, cómo lo dicen y si existe esa famosa comunicación que todos buscamos y queremos tener.

De alguna manera me he sentido identificado con ese duende que roba palabras..... o ideas, reflexiones y pensamientos.

BHB